Inconformidad con el desempeño y la autogestión

A nadie le gusta sentir que su desempeño es bajo y mucho menos que su jefe se lo esté recalcando, peor aún cuando en la mayoría de los casos estas evaluaciones son juicios subjetivos, que no están basados en datos y hechos reales que permitan determinar si es una percepción o un hecho verificable.

Ahora, suponiendo que sea real el bajo desempeño, el propósito esencial debe ser identificar las causas para atacarlas sin quedarse en criticar fuertemente las consecuencias.

Los trabajadores del conocimiento, definidos en una entrada anterior (https://www.gestionamejor.com/la-gestion-del-tiempo), deben tener como principar característica la AUTOGESTIÓN, es decir que deben saber identificar sus tareas y dentro de éstas deben saber dentificar claramente cuáles agregan valor, cuáles no y cuáles podría optimizar.

En este proceso de la autogestión cada trabajador del conocimiento debería comenzar a medirse, no como una tarea de control para sus jefes o una tarea inútil que mida las “horas nalga” en la oficina, sino como una labor autocrítica que le permita conocer cómo está invirtiendo su tiempo, en cuáles actividades y, en esa medida, tener insumos para comenzar sus tareas de autogestión y mejoramiento personal.

El primer paso entonces, en esta ruta de la productividad, con la autogestión como herramienta principal, es escribir diariamente las tareas que se realizan y el tiempo que se dedica a cada una de ella.

Esto se puede hacer usando herramientas que pueden ser desde una hoja de cálculo, hasta herramientas más sofisticadas como nuestra hoja de tiempos RDA.

En cualquier caso, la invitación es a comenzar y volverlo un hábito de trabajo, no importa si usted es independiente, empleado o jefe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *